Declarada la calamidad pública en el municipio de López de Micay3 min read

0 0

Aunque las aguas del río San Juan de Micay bajaron y se pudo establecer la magnitud de la emergencia por el desbordamiento en la cabecera municipal y en los caserios ubicados en la zona ribereña, el peligro de una nueva creciente está latente, porque las lluvias continuan en esta  región que además se caracteriza por ser tal vez la zona  más lluviosa del planeta y dónde en promedio caen unos 13.100 mm/año.

Según el Secretario de Gobierno del municipio de López de Micay, Javier Riascos Riascos, la Administración Municipal y personal de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres adelantan un recorrido por el sector rural del municipio para adelantar un censo y establecer el número de familias damnificadas por el fenómeno natural y que podría ser superior a las tres mil, cifra que inicialmente se suministró por las autoridades locales.

Desde la semana pasada cuando se presentó la situación de emergencia y que fue dada a conocer por la comunidad a través de redes sociales y grupos de whatsapp, el Comité Municipal de Gestión del Riesgo fue convocado de manera extraordinaria y además se amplió con participación del Comité Departamental y la representación de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, se determinó la declaratoria de calamidad pública en toda la región para atender la situación que se presenta en esta población de la costa pacífica.

El jefe de la oficina Asesora de Gestión del Riesgo de Desastres del departamento del Cauca, William Muñoz, aseguró que luego del censo y que se establezca el número de familias damnificadas se procederá a definir el envío y entrega de ayudas humanitarias para las familias que practicamente lo perdieron todo por acción de las aguas.

El Secretario de Gobierno de López de Micay, Javier Riascos Riascos dijo que infortunadamente el municipio no cuenta con respaldo de los organismos de socorro porque unicamente tienen los uniformes y no cuentan con ningún tipo de elemento para poder atender una situación de emergencia.

El funcionario dijo que hoy se necesitan víveres para los pobladores, porque en su mayoría, las familias se abastecen para largos periodos de tiempo en Buenaventura y el río se llevó todo. Además se necesitan colchones, cobijas, frazadas, ropa y menajes de cocina porque todo fue arrastrado por el río.

Riascos Riascos tambíen advirtió que tradicionalmente la temporada invernal es muy fuerte en los meses de  octubre, noviembre y  diciembre en esta región de la costa pacífica e incluso hasta el mes de enero, pero todo hace prever que este año va a ser más crítica aún. Dijo que en el año 2019 se vivió una situación similar y no llegó ningún apoyo del Gobierno Nacional ni del Gobierno Departamental, tan sólo algunas pocas asistencias brindadas por el sector privado de la región.

En esta región aunque bajó el nivel de las aguas, sus pobladores, muy poco pudieron salvar y hoy se necesita el apoyo de los caucanos para atender esta dificil situación ocasionada por el invierno y el desbordamiento del río San Juan de Micay.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer Mas